¿Pensando en cambiar tu bañera por plato de ducha?

Mucha gente piensa en cambiar la bañera de su baño por un plato de ducha.

Hay muchas razones para llegar a tomar esa decisión porque las bañeras cada vez se están quedando más obsoletas y menos gente quiere tener una en casa.

A parte del gran espacio que ocupan, son más resbaladizas y se gasta más agua que con el plato de ducha.

Las bañeras eran utilizadas mucho antiguamente porque no existían las duchas y necesitaban llenar barreños de agua e ir llenándolas poco a poco para conseguir llenarlas del todo.

Hoy en día nada de eso es necesario. Los platos de ducha son claramente la mejor opción para el baño ya que económicamente, por seguridad y comodidad ganan a la bañera tradicional.

Hay muchos tipos de platos de ducha: De mármol, roca, porcelana, solid surface. Y con gran variedad de estilos y diseños. Pero sobretodo hay 4 más populares:

Tipos de platos de ducha

  • Sobrepuestos: Se caracterizan por ser fáciles de instalar, ya que se hace con un sifón que permita la evacuación del agua de forma horizontal. Tienen un escalón de acceso de unos 5 centímetros de altura.
  • Planos y extraplanos: También se instalan de forma muy simple rápida y para hacerlo es necesario contar con una superficie plana donde se puedan apoyar y un lugar que permita una evacuación horizontal.
  • Encastrados: Son de acceso a ras de la ducha pero para instalarlos es necesario contar con un sifón empotrado de modo vertical. Se recomienda utilizarlos si se trata de una nueva reforma completa.
  • Duchas de obra: También a ras de la ducha, estos platos se utilizan con suelo de cerámica y son ideales para permitir un acceso al baño mucho más sencillo por parte de adultos mayores o personas con movilidad reducida.

¿Cambiar sólo la ducha o reformar todo el baño?

Hay personas que están pensando en hacer una reforma en su baño pero aun no se han decidido o no saben por dónde empezar.

Lo primero es saber si se quiere hacer una reforma parcial del baño o una reforma completa. Si se quiere una reforma parcial posiblemente se prefiera conservar los azulejos y los pavimentos que existen. Así jugar con otros elementos como los accesorios, los muebles, la grifería…

La otra opción es hacer una reforma completa y en este caso se incluye el cambio de azulejos y del pavimento. Aquí sería necesaria una revisión más profunda en cuanto a la fontanería y la electricidad. Con esta opción lo más importante son las dimensiones del baño porque del resto hay una gran variedad de opciones para hacer de él un nuevo y mejor espacio.

Te asesoramos

Si necesitas ayuda o asesoramiento sobre cuál es la opción que mejor para tu reforma de baño, no dudes en consultarnos. Nuestro equipo se podrá en contacto contigo para ofrecerte información y presupuesto sin compromiso.

Descubre más sobre nosotros en redes sociales. ¡Te esperamos!

FacebookInstagramYoutube

Deja un comentario